Encuentro fortuito

Estaba de vacaciones, descansando, cuando conocí a un tipo amable en el mismo hotel, llamémosle Kevin. Viajaba solo, tenía 50 años y mi sexto sentido me dijo que había una razón por la que debía charlar con él. Pero trabajaba en el sector inmobiliario, ¡no había conexión alguna!

Cuando le hablé de mi relación con el párkinson, sin embargo, me dio muchos consejos, ya que había trabajado en el sector farmacéutico. Me dijo que mi ONG necesitaba un plan de redes sociales. Por supuesto, sé que las redes sociales son importantes para difundir el mensaje, así que asentí amablemente cuando insistió en este punto.

Al día siguiente, me dio otro punto de vista y me dijo que cuantos más miembros tengas, tu influencia será mayor. Mi ONG tiene unos 100 miembros y tengo contactos con unas 200 personas más en todo el país… no basta para conseguir que el tema sea de interés nacional, ni siquiera basta para que las compañías farmacéuticas te tomen en serio, me dijo. Ahora, añadió, si consigues 5.000 personas, entonces tendrás poder.

Me dejó sin palabras.

Así que tenemos que recurrir a la publicidad pagada en los medios sociales para llevar nuestro mensaje más allá de los círculos del párkinson. Resulta que uno de los padres de Kevin había tenido párkinson y estaba claro que nunca había oído hablar de los grupos de apoyo. Mensaje recibido.

Actívate (mi ONG) necesita tener una presencia que no pueda ser ignorada, para que el tratamiento y la educación sobre el párkinson ocupen realmente su lugar en el panorama nacional, y para que las empresas farmacéuticas aporten fondos para conferencias, recursos educativos y médicos, entre otros. Seamos sinceros: siempre las necesitaremos, pero ellas también nos necesitan y, si unimos nuestras fuerzas, quizá podamos influir en ellas para mejorar.

Le pedí a Kevin que me ayudara a redactar una carta a las empresas farmacéuticas, a lo que accedió amablemente, pero ahora tengo que dar un paso atrás y prepararme para hacer frente a la oleada de respuestas que llegarán gracias a mi campaña en los medios de comunicación (crear eso también) y a los formularios de respuesta automatizados y las hojas informativas, por ejemplo. Sí, esto podría llevar meses, pero abril es el mes de la concienciación sobre el párkinson, así que podría ser un buen objetivo.

Es curioso cómo incluso en vacaciones los encuentros casuales con la gente pueden influir en el trabajo.

Christine Jeyachandran 

Embajadora de Congreso Mundial de Parkinson 2022

Christine Jeyachandran 

Embajadora de Congreso Mundial de Parkinson 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *